fbpx

Cómo salir de la depresión

¿Te has sentido alguna vez tan mal que no podías ni levantarte de la cama? En este post haré una confesión, y te daré algunos consejos sobre cómo salir de la depresión.

Dos veces he estado en un pozo tan hondo que sentía que ya no le encontraba sentido a la vida.

La primera vez fue de muy joven, tendría unos 13 o 14 años.

Quería entender el por qué del sufrimiento, el por qué de las desigualdades sociales, el por qué de la muerte.

Aunque parezca naive, el desconocer estas cuestiones me provocaban un profundo pesar, al punto que llegaba a no tener interés en la vida.

Eso me llevó a descubrir el poder del subconsciente.

Cada noche me iba a dormir con las mismas preguntas: "por qué ocurre todo esto, cuál es el sentido de la vida."

Descubrí que justo antes de dormir, se abre una especie de portal que conecta, por unos momentos, la mente consciente y la subconsciente.

Esto es importante porque el subconsciente tiene acceso a un caudal de información que la mente consciente no.

No fue de la noche a la mañana, pero eventualmente fui encontrando respuestas a través de artículos, libros, y finalmente maestros con cierto nivel de realización con los que pude entender estos temas y sentirme en paz.

La segunda vez que entré en una depresión profunda fue cuando me harté de mi trabajo de oficina.

Fue una época dura, trabajaba como empleado del Estado atendiendo público.

Pero no cualquier público, era un público frustrado, cansado y rabioso, en contra de un sistema que no entendían o que no satisfacía sus necesidades.

Y resulta que una de las caras visibles de ese estado de cosas, era yo.

Como consecuencia de esto, era objetivo de decenas de insultos diariamente.

Tal vez no te parezca para tanto, pero cuando recibes una avalancha de insultos y amenazas solo por hacer tu trabajo lo mejor posible, tarde o temprano terminas por explotar.

Y en mi caso esa explosión se expresó en forma de un sentimiento de vacío, impotencia y falta de ganas de vivir.

Así y todo tengo que decir que si no hubiera sido por eso, hoy no estaría donde estoy, no me habría realizado como persona y como profesional, y no me habría "vacunado" contra esta enfermedad que es la depresión.

La depresión es una gran maestra, pero es mejor despedirla lo antes posible.

A continuación comparto algunas herramientas que a mí me han ayudado.

1-Identifica el motivo

Tienes que saber con claridad qué es lo que te está causando ese malestar, esa tristeza que no te permite vivir en armonía.

2-Busca una respuesta

Una buena forma es, tal como lo describí anteriormente, haciendo una autoindagación justo antes de dormir.

De esta forma estarás valiéndote de la mente subconsciente, que tiene un poder enorme para encontrar respuestas, y para ayudarte a sanar.

3-Haz ejercicio y come bien

Es muy difícil sanar emocionalmente si tu cuerpo está tóxico y débil ya que ambas están relacionadas e interconectadas.

No viene al caso extenderme en recomendaciones dietéticas, pero sí te puedo dar un consejo: deja las comidas industrializadas, vuelve a las materias primas.

O sea, no compres comida preparada cuando vayas al supermercado.

Si quieres dar un paso más, deja de consumir todo lo que contenga azúcar.

No me refiero a que no compres azúcar, eso está descontado, me refiero a todo lo que contenga azúcar, es decir, casi todo lo que veas en el supermercado, lee las etiquetas y te sorprenderá.

Con respecto al ejercicio, lo importante es que adquieras el hábito.

Cuando haces ejercicio, tu cerebro segrega ciertas sustancias que te hacen sentir bien, y si haces ejercicio regularmente, tendrás más chance de sentirte bien de manera regular.

Lo importante es que busques lo más adecuado para ti, puede ser caminar, correr, ir al gym o bailar, lo que sea mientras que sea algo que te motive.

Si haces ejercicio por obligación, la motivación te durará muy poco y no llegarás a establecer el hábito, por eso es tan importante que sea algo que te guste.

En mi caso, saco a pasear a los perros por el bosque cada día, y practico calistenia al menos tres veces a la semana (la calistenia es un método de entrenamiento en el que usas tu propio peso para mantenerte en forma, comenta abajo si quieres que escriba sobre esto).

4-Habla, pide ayuda

A veces, por más que quieras el dolor no se va, puede que no tengas fuerzas para seguir adelante, en este caso tienes que pedir ayuda, puede ser un amigo/a, pero yo te recomiendo que busques a un profesional.

El hecho de poder hablar con alguien te hará sentir desahogada/o, y si además lo haces con alguien que se especializa en este tipo de trastornos, además te puede dar un empujón; recuerda, lo importante es salir lo antes posible.

Cuando yo necesité buscar ayuda, me aseguré de que fuera alguien con una orientación a lo natural, me terminó recomendando unas esencias florales que me fueron de maravilla.

5-Ríe todo lo que puedas

Prueba esto: haz una maratón de películas o series de humor, pásate aunque sea dos o tres horas mirando algo que te haga mucha gracia, y después observa cómo te sientes, verás el cambio, luego simplemente repite durante todos los días hasta que la tristeza se vaya.

¿Simple verdad? No desestimes el poder de la risa.

6-Sonríe

Vale, esta es difícil.

Debo confesar que cuando no me siento bien, lo último que deseo es sonreír.

Pero vale la pena.

Hay innumerables artículos en círculos de psicología que hablan sobre el poder de la sonrisa (como aquíaquíaquí y aquí).

De hecho, en inglés hay un dicho que dice "fake it until you make it", algo así como fíngelo hasta lograrlo.

Así que sonríe a la fuerza, sonríe aunque te duela, y verás que con el tiempo tus emociones se transformarán.

7-Haz de cuenta que...

En el libro "The as if principle" de Richard Wiseman se habla de una interesante teoría, tiene que ver con el punto anterior.

Si actúas como si... aquello que finges se hará realidad.

Hace unos cuantos años estaba pasando por un mal momento debido a una ruptura con mi antigua pareja.

En ese momento me dije "puedo decidir estar mal, o puedo decidir estar bien".

Así pues, decidí estar bien, salí a la calle "simulando" estar enamorado.

La idea era tratar de recordar los buenos momentos en pareja pero despersonalizando, es decir, sin ver a la persona, solo concentrándome en el sentimiento de estar enamorado.

Funcionó, no solo me recuperé de manera casi instantánea, sino que luego me sentía tan bien que hasta no echaba de menos estar en pareja!

Lo mismo vale para cualquier otra emoción.

Observa qué es lo que estás sintiendo, y determina el opuesto, piensa qué tipo de circunstancias se tendrían que dar para que vuelvas a estar feliz, y luego finge que esa situación ya es real.

Si es real en tu cabeza, puedes estar segur@ que tarde o temprano se hará realidad en la dimensión física.

8-Ayuda a alguien

A lo mejor estás pensando que antes de ayudar a alguien es mejor ayudarte a ti mism@, puede ser, pero ten en cuenta que el pozo donde crees estar tú, es el pico de la montaña para otra persona.

Seguramente habrá algo que esté dentro de tus posibilidades y habilidades, para hacer que la vida de otra persona sea mejor en algún aspecto, y además no tengas ningún interés de recibir nada a cambio.

Cuando tiendes la mano a alguien, sucede algo mágico, por un momento puedes llegar a olvidarte de ti mism@, y al hacerlo, tus problemas se desvanecen, al menos por un rato.

Cuando ayudas además estás activando una rueda de energía que inexorablemente llegará de vuelta a ti, es la ley del karma, y no hay nada que hacer contra ella, ¡por suerte!

9-Cambia de aire + piensa en tu propósito + dirígete hacia allí con todas tus fuerzas

Es difícil que te dé depresión cuando tienes un propósito.

En mi caso, la depresión más grande fue cuando justamente sentía que tenía un propósito (hacer masajes y vivir de ello), pero no me salía.

Necesité hacer un viaje a Perú y Costa Rica para aclarar mis ideas y darme cuenta de que la vida es elástica, que no estamos condenados, que no es de una manera o de otra, es como quieres que sea si estás dispuest@ a asumir riesgos y aceptar las consecuencias.

Una vez comprendí esto y di el primer paso (en mi caso fue renunciar a mi empleo), seguí teniendo dificultades, pero la depresión se fue.

Mi propósito y visión de lo que quería hacer y la idea de cómo quería contribuir al mundo se volvió mucho más fuerte que mis pensamientos autodestructivos.

Creo que ese día me hice hombre de verdad, maduré como ser humano, y me adquirí la fuerza y resistencia para afrontar las siguientes pruebas.

Así, en vez de sentirte una víctima, en vez de concentrarte en el dolor, concéntrate en estas preguntas:

-¿Cuál es la solución a esto?

-¿Cuál sería la situación ideal para que dejara de sentirme así?

-¿Cómo puedo ser más útil para la sociedad y el mundo?

Al enfocarte en las preguntas, usarás tu cerebro como la herramienta que es: una máquina de encontrar respuestas.

Y lo que es mejor, te mantendrá alejado de los pensamientos que te impiden disfrutar de la vida y sentirte realizad@.

.................

¿Y tú? ¿Te has sentido así alguna vez? ¿Cómo lograste salir?

Cuéntame aquí abajo en la sección de comentarios.

No olvides ​Suscribirte al newsletter .

Comparte!
  • 107
    Shares
Emprendedor, instructor de masaje tailandés, apasionado por la salud y el desarrollo personal.

6 Comments

  1. Hola Cesar, muchas gracias por compartir experiencias tan personales que inspiran a otras personas.
    Te cuento hace casi 10 años muriô mi hija mayor, tenia 10 añitos , esto fue un golpe muy fuerte que me mantuvo deprimida mucho tiempo, mi sosten fuè a flote fue mi hija menor, dentro mi escuchaba decir ella esta aquì y te necesita y por ella busque ayuda porque a ella le afecto mucho la perdida de su hermana, pasamos por psicologo, clases de yoga ( que fue muy efectiva), tome un curso de masaje y me gusto, empece a estar mucho mejor pero ya habia pasado años y me di cuenta que por pensar en la hija que partio no habia estado en realidad con quien estaba a mi lado y me propuse ser madre de tiempo completo porque ademas me quede sin empleo, entonces me diagnosticaron cancer de mama, que al instante me vi en la tumba pero inmediatamente reaccione y dije «no acepto esta enfermedad, no la quiero, yo debo estar bien para mi hija» esta forma forma de afrontar creo fue
    gracias al aprendizaje en yoga y las clases de masaje, esta situacion me llevo a conocer a una persona de medicina alternativa que me enseño muchas cosas, a amar la vida no solo para ser madre, sino para ser yo misma y buscar objetivos personales, …..Actualmente estoy en la batalla de mi compañero de vida, se encuentra en una situacion delicada de salud, soy su cuidador ya que el no se puede valer por si mismo, mas de un año en esta condicion, a veces me siento frustrada porque no puedo realizar mis objetivos, el me absorbe por completo, pero se que «nada es para siempre» y algun dia mejoraran las cosas. Mi hija mi motor, pero se que algun dia ella tomarà su camino y yo seguirè siendo Yo, mas alla de solo se, su mamâ.

  2. Hola César, gracias por tu post,se k le hará bien a personas k estén pasando por una depresión ojalá yo hace muchos muchos años te hubiera leído…… Yo no tenía ni idea k lo k me pasaba era una gran depre pero mi salida inconsciente fue ir al monte,hablar conmigo misma,y al final entender k reír es algo maravilloso k te saca de cualquier situación…..muy bueno y práctico tu consejo gracias y un fuerte abrazo

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *